¿EL BANCO DEL FUTURO SERÁ ONLINE?

Los avances tecnológicos han cambiado radicalmente la forma en la que el ser humano vive el día a día. Especialmente desde la revolución industrial, el ritmo en el que la tecnología ha cambiado nuestra vida ha ido aumentando considerablemente con el pasar de las décadas, teniendo hoy una influencia gigantesca que se ha hecho presente en todas las áreas y aspectos, tanto de la vida cotidiana como de los campos de desarrollo más intrincados.

Desde la forma en la que nos comunicamos y enviamos información, pasando por los métodos de transporte que utilizamos y hasta la forma en la que utilizamos la medicina para mejorar nuestra salud y calidad de vida, la tecnología lo ha revolucionado todo.

Sin embargo, resulta imposible preguntarnos cómo será la banca en el futuro ya que, a pesar del avance que ha supuesto el internet, sigue siendo necesario el hacerse presente en alguna entidad bancaria y realizar engorrosos procedimientos para hacer trámites tales como abrir una cuenta bancaria o solicitar préstamos para negocios.

No sería incorrecto decir que la forma en la que utilizamos la banca hoy en día sigue siendo algo arcaica, y que muchas veces sus procedimientos para con los usuarios no van ni a la velocidad de las tecnologías ni tampoco a la de los requisitos de un mundo cada vez más globalizado.

¿Podríamos entonces, siguiendo esta línea de ideas, afirmar que el banco del futuro será online?
Actualmente existen muchos servicios que pretenden emular un servicio bancario totalmente en línea, como PayPalPayoneer o UpHold, que nos dan la capacidad de realizar transferencias de dinero en línea e incluso, en algunas países, la posibilidad de retirar nuestro capital utilizando la red de cajeros del país en cuestión. A pesar de esto, la principal desventaja que presentan estos servicios frente a la banca convencional es que el porcentaje que cobran por hacer uso del servicio suele ser muy elevado en algunos casos.

Por ejemplo, supongamos que necesitamos hacer un pago de 5$ vía PayPal a otra persona que se encuentra en nuestro país, pero cuya cuenta de PayPal fue registrada desde otro en el que residía anteriormente. PayPal cobra un 5.4% + 30 centavos de dólar por transacción, por lo que en este caso no sería muy viable.

Sin embargo, si vamos a transferir dinero a alguien en el extranjero, y suponiendo que el servicio se encuentre disponible para nuestro país (otra de las desventajas, porque bancos hay en todos lados), esa comisión resulta una mejor alternativa a las comisiones bancarias, que para casos internacionales suelen superar la cifra del 12% en la mayoría de los casos.

También hay otras alternativas que pretenden romper esta dualidad de la banca y los servicios bancarios en línea. Por ejemplo, para nadie debe ser ya un secreto la popularidad, el valor y la capitalización del mercado que ha logrado el bitcoin, y aunque en líneas generales no fue diseñado para realizar lo que definiríamos como ‘pagos cotidianos’, principalmente debido a sus altos costos para transferencias pequeñas, el concepto con el que fue creado ha permitido el desarrollo de otras criptomonedas o altcoins que pretenden consolidarse como métodos de pago de uso común en todo el mundo, algo que de hecho ya está sucediendo.

Por ejemplo, la moneda Ripple (XRP) ha sido anunciada por la institución financiera American Express como base para la creación de una plataforma de pagos internacionales que, presumiblemente, vería intereses inferiores al 1% en sus transacciones debido al bajo coste que necesita esta plataforma descentralizada para mover el dinero (que es manejado como un conjunto de datos estáticos) de una cuenta (holder) a otra.

Esta misma altcoin está fue parte de una prueba piloto de transferencias internacionales interbancarias (entre un banco y otro) por dos de los principales bancos de Corea del Sur y Japón, prueba que se definió como un “total éxito” por los partícipes y que abre le abre la puerta de cara a las entidades financieras de todo el mundo.

385total visits,2visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *